TP N°5 – Aproximación Ficcional

Entrega Final – Cortometraje

ANA: Patricia De Hoop
ENRIQUE: Sergio D´Angelo
DIRECTOR: Marcos Roldán
PRODUCCIÓN: Victoria Garay
FOTOGRAFÍA: Karen Gómez
SONIDO: Tomás Pérez Cosenza
ARTE / MONTAJE: Gimena Liñán

COMISIÓN : Tomás Ridilenir y Daniela Servín

TP N°5 – Ficción – Memoria Grupal

Nos unimos como grupo al inicio de este proyecto pensando que todos compartíamos una misma idea temática, que todos queríamos contar lo mismo y de la misma manera. Luego de una primera charla grupal nos dimos cuenta de que no era así. Teníamos como único planteo común el de una aparición extraña, que algunos preferían llamar fantasma y otros deseaban que se quedara simplemente como un ente, pero nada más. Debatimos durante semanas sobre qué camino tomar en cuanto a la historia, qué mensaje queríamos dejar, cuál era el tema y la premisa de nuestro futuro corto, pero no lográbamos ponernos de acuerdo. Esto provocó un retraso importante del proyecto, y el día del pitch se acercaba.

Nuestra historia sufrió un centenar de transformaciones, empezando por un hombre perseguido por un ente producto de su imaginación, luego una pareja de casados donde la mujer moría y su fantasma perseguía al marido luego de que este volviera a entablar una relación amorosa con otra mujer; en algún punto introdujimos al personaje de La Muerte que buscaba llevarse al fantasma de la mujer con él, e incluso llegamos a plantear una versión donde La Muerte era la cara de una corporación que se encargaba de explotar fantasmas después de la muerte. Claramente ideas no nos faltaban, pero no lográbamos conectar con el mensaje ni con lo que queríamos comunicar y eso impedía que la historia adquiriera un sentido. Finalmente, habiendo pasado por el pitch y el repitch, llegamos a la historia definitiva, dejando de lado el terror sobrenatural y la comedia negra que habíamos planteado en algunas de las versiones previas, nos volcamos de lleno en el drama con un toque fantástico aportado por el fantasma que nos había unido a todos en un comienzo. Nos quedaban pocas semanas para el rodaje y teníamos que apurarnos para que todo estuviera listo, y lo logramos, más o menos.

La realidad es que el haber tenido tantas idas y vueltas en el planteamiento de la historia nos atrasó en la etapa de pre-producción y hubo cosas que quedaron sin pulir para el rodaje. Por suerte cada integrante del grupo supo desenvolverse en su área y resolver cada inconveniente que fue surgiendo a lo largo de los dos intensos días de rodaje. El excelente catering y la buena actitud y predisposición de los actores sirvieron para alivianar el ambiente, y con cada toma que grabábamos adquiríamos más confianza. Si bien tuvimos que sacrificar algunos planos debido a la falta de tiempo logramos grabar lo justo y necesario sin mayores dificultades y, al final del día, la pasamos bien.

En comparación con la etapa de pre-producción y de rodaje, la post-producción fue mucho más tranquila. El mayor miedo era quizá el de la continuidad ya que contamos con un monitor en rodaje que nos permitiera a todos observar lo filmado, pero finalmente los errores no fueron tan graves. Hubo, además, un cambio en el orden de las escenas planteadas en el guion y el flashback paso de estar en el medio del corto a ser el comienzo del mismo ya que narrativamente tenía más sentido. Cada nueva versión del armado se ponía en común con todo el grupo para que todos pudieran opinar, y con las correcciones y aportes de nuestros profesores y compañeros llegamos a una entrega final satisfactoria.

En definitiva, el trabajo llego a buen puerto. Es verdad que nos faltó ajustar ciertas cosas tanto en lo técnico como en lo narrativo debido a las varias complicaciones que tuvimos en la etapa inicial, pero logramos remontar el proyecto, definir el mensaje que queríamos dejar y llevarlo a cabo. Toda experiencia es buena para aprender que hacer y que no a la hora de realizar un proyecto, y este trabajo, en todo su caótico esplendor, nos dejó un montón de pautas y enseñanzas para futuros proyectos.

TP N°5 – Ficcion – Idea Narrativa

Idea Narrativa

            La idea original era plantear una trama extraña, con la presencia de un fantasma, sumada a elementos fantásticos que para el espectador resulten incomprensibles al comenzar la primera mirada, antes de llegar al final del relato. La primera parte del corto presentaría la situación, el contexto y los personajes, mas los elementos extraños, para luego pasar a un flashback con transiciones orgánicas, que exploraría la relación entre los personajes, el lugar, la situación del presente y algunos de los elementos importantes. Al regresar al presente, se llegaría al tercer acto, en el cual los hechos conflictivos serían resueltos, para liberar a ambos personajes de sus ataduras literales y simbólicas y lograr un final para su historia.

            Durante la etapa de montaje, al final optamos por colocar el flashback al comienzo, como nuevo punto cero, para que se comprendiera de mejor manera la historia, y se acomodara un poco mejor el ritmo del relato. Por medio de una elipsis temporal pasamos a la nueva realidad de los personajes, y desde ahí continúa todo de manera directa. Lo malo de esto es que no usamos las transiciones planeadas, y se pierde ese aura de misterio inicial, pero fue un sacrificio necesario para la mejor comprensión de la trama.

Storyline (Planteo Secuencial Pre-Montaje):

            Enrique se prepara para dejar la Biblioteca. Guarda sus cosas en una caja. Se queda pensativo un momento, y entra la mujer de la Inmobiliaria. Le pide las llaves, y éste le pregunta lo que será del lugar. Ella le comenta que será vaciado y demolido a la brevedad, pero se interrumpe para sugerirle ir a firmar el papeleo en el mostrador. Enrique toma sus cosas y se va lentamente. Unas cintas rojas se desprenden de su espalda. Él mira a la biblioteca una última vez y sube las escaleras. Donde solía estar Enrique antes de la entrada de la mujer de la Inmobiliaria, está Ana, una fantasma, enredada en un montón de cintas rojas. Observa la retirada de Enrique, y luego intenta desprenderse de las cintas, que además caen de los estantes a su alrededor. Cuando lo logra, nota que queda una prendida a un moño en su pecho, que no puede quitarse.

            Ana sigue el rastro de la cinta a través de los estantes, intrigada por el destino a donde ésta la llevará. Al final del pasillo, y al final de la cinta, hay un montón de hojas de papel atadas con un moño rojo, sobre el estante más alto. Ana se pregunta qué significará esto, e intenta bajarlo de su sitio. Tironeando de la cinta, los papeles caen al suelo, y Ana los mira con triste nostalgia. Es un manuscrito, que dice “Escrito por Ana Márquez”.

            En un salto temporal al pasado, Ana, viva, firma su manuscrito, pero no logra ponerle título. Esto la frustra, y va en busca de su marido Enrique para comentarle que finalizó la escritura. Él se encuentra ordenando libros, y la recibe cálidamente, entusiasmado por leer el libro. Pero Ana se niega a dejarlo, ya que piensa que sin título el libro no está completo. Enrique la convence ofreciéndole su ayuda, y Ana cede. Ambos van hacia una mesa.

            Volviendo al presente, Ana escucha pasos en dirección a ella, y entre las estanterías aparece Enrique, buscando algo entre los libros, apurado. Gira la vista, y vé el manuscrito tirado en el piso, pero no a Ana, quien se pone nerviosa por su presencia. Enrique levanta el manuscrito, y siente algo extraño. Ana lo deja pasar, y lo sigue hasta la mesa principal, donde Enrique, con una pluma, decide ponerle un título finalmente al libro. Ana lo observa entusiasmada, y cuando él se va con el libro completado, la cinta se desprende de su moño y del manuscrito. Así, ambos pueden finalmente dejar el lugar en paz, habiendo cerrado el ciclo. Enrique se va, y Ana se desvanece.

Sinopsis (Post-Montaje):

            Enrique está ordenando la biblioteca donde trabaja y de la que es dueño, junto con Ana, su mujer. Ella está terminando de escribir un libro, pero no logra decidirse por un título. Cuando le comenta esto a Enrique, él la alienta para mostrárselo, diciéndole que tiene tiempo para pensarlo, y que él la puede ayudar. Ella accede, pero sin saber que en realidad, ese tiempo que creía tener se le acabó.

            Enrique se vé obligado a vender la biblioteca luego de la muerte de Ana. Cuando éste se va, el fantasma de ella sigue estando presente, atada física y simbólicamente al lugar, a sus recuerdos. Logra librarse de sus ataduras, excepto de una, que la guía hasta el olvidado manuscrito. Cree que Enrique se deshizo de él, queriendo dejar todo atrás, dejarla a ella atrás, inconclusa. Pero súbitamente, Enrique vuelve a aparecer, buscando algo entre los libros, un tanto desesperado. Ana se queda inmóvil, expectante de lo que pueda estar buscando. Cuando él descubre los papeles tirados en el piso, rápidamente los levanta. No puede ver a Ana, quien intenta tocarle el hombro. Enrique siente una extraña sensación, y se levanta. Va hacia la mesa, seguido por Ana, que quiere ver que se propone su marido.

            Luego de procesarlo un momento, Enrique saca una pluma de su bolsillo y escribe el título del libro. Ana se emociona, el título ofrece un cierre a sus historias, la del libro y la de sus vidas. Habiendo terminado esto, el lazo que los mantenía atados se deshace, por lo que son libres de despedirse finalmente y seguir adelante.

TP N°5 FICCION – IDEA TEMATICA

Idea Temática

Tema: La superación.

Premisa: La superación de una etapa de la vida no significa olvidar lo vivido en dicha etapa.  

Desarrollo del tema:

            Lo que se quería lograr con este proyecto, en sus instancias finales, era tomar el tema elegido e intentar mostrar el lado triste del asunto al comienzo, para luego ir mutando y construyendo el otro lado de la moneda, cuando se descubre el mensaje más esperanzador y feliz, por así decirlo. Se presentaría la relación de la pareja y la de éstos con el lugar, a la vez que se establecería la situación emocional en la que se encuentra cada uno. Luego del salto temporal, el espectador debería estar un poco perdido en cuanto a lo que pasó en el medio, pero a medida que avanzara la trama se irían identificando detalles y elementos varios que ayuden a la comprensión.

            La situación en la que se encuentra Ana durante el corto es la de estancamiento, está perdida, enredada en sus propios obstáculos, al principio creativos, pero luego se da cuenta de que ésto evidencia un problema mayor, en relación a todo lo que la rodea. Por esto cuando muere fuera de cámara, y su fantasma sigue apareciendo en la biblioteca, la cuestión gira en torno a su presencia en el lugar y su relación con Enrique, lo que ella espera de él y lo que cree que olvidó. Luego de que se desenvuelven los hechos y ella se entera de la raíz de su estado, el manuscrito olvidado, una primera obra de una escritora insegura, Enrique regresa a buscarlo y lo completa, lo que demuestra a Ana que sus suposiciones eran erróneas.

            Al final su presencia, ahora en el libro, se va con Enrique, dando fin a sus ataduras mutuas con el lugar. Enrique se va de ahí, pero sin olvidarse de Ana, posiblemente publicando en el futuro su libro para mantener su legado. Ana es libre de separarse e irse, sabiendo que no todo tiene un final triste, que el hecho de que Enrique venda la biblioteca y entre a una nueva etapa de su vida no significa que se ha olvidado de ella, ya que se lleva el libro con el. Esto toma mucho del drama fantástico, donde un hecho o elemento sobrenatural se utiliza para simbolizar un estado real, de los personajes, la situación, etc. En este caso la muerte y posterior presencia de Ana, junto con las cintas que la atan, son manifestaciones del estado en el que se encuentra, con la imposibilidad de marcharse porque siente que su marido se olvida de ella y del libro que dejó sin título. Su separación física representa el final de un ciclo, que puede significar el comienzo de uno nuevo, diferente.

TP N°5 Aproximación Ficcional

Memoria Individual

No sabía que podía tocarme en cuanto a rol para el nuevo rodaje y al tener muy poco de la carrera cursada tampoco tenía muchas opciones. Volví a tomar el rol de dirección de sonido siendo lo que me tocó para el trabajo en el Set, solo que esta vez más tranquilo y seguro siendo algo que ya había experimentado y me había llevado buena experiencia.

Tuvimos que partir y desenvolvernos a partir de varias ideas de rodaje en cuanto a trama, ideas sobraban pero la mayoría de las veces nos quedábamos cortos al momento de tener en cuenta los ítems de tema, hipótesis e idea pero al fin y al cabo pudimos tener presente siempre la idea de un ente representado como fantasma y de la locación de la biblioteca. No tuvimos las respuestas que esperábamos tano en el pitch como en el re-pitch. Al principio la idea de corto no era como terminó siendo, se trataba de una idea más orientada al suspenso, que así haya terminado como nuestra primer propuesta o nuestra propuesta final, me generaba un poco de miedo sabiendo que tal vez no es el universo o género que más me llama en cuanto a gustos personales teniendo como consecuencia la falta de suficientes referencias para ideas de propuesta sonora pero de igual manera no era motivo para retroceder y preferir no hacerlo. Empecé medio perdido pero de a poco me fui orientando y adentrando en el tópico.  

Mi único miedo era las condiciones en las que íbamos a rodar. (Anterior a ya tener la propuesta de cortometraje lista) me había llevado una experiencia en el set en el que la reverberación fue un problema tanto en pleno rodaje como en el momento de postproducción y al hacer el scouting de la biblioteca en la que íbamos a grabar para la aproximación ficcional me pude quedar más tranquilo y siendo yo además el microfonista (primer experiencia) no tuve muchas complicaciones y me sentí bastante cómodo y seguro al momento de grabación. Surgieron de todas maneras algunas compilaciones en cuanto al sonido de exterior que debían evitarse pero no generaron tantos inconvenientes como el set y se pudieron tratar en postproducción. Se sabía de antemano que no se iba a poder lograr perfectamente el silencio de biblioteca. Se obtuvo un resultado muy bueno. En cuanto a esta nueva experiencia de rodaje admito que la pasé mucho mejor de lo que esperaba. Yo me hacía en la cabeza dos días de rodaje de puro trabajo, cansancio, tiempos ajustados y caos al ser 5 integrantes en comparación al TP en el Set (15 aproximadamente). Disfrutamos todos al máximo esos dos días, rodando, charlando con los actores, charlando entre nosotros, riéndonos, grabando backstage y preparando las puestas en escena.

Opino que todos mis compañeros grupo se desenvolvieron de manera excelente desde el momento de crear la idea hasta recrearlo en el momento del rodaje, desde la elección de los actores, las propuestas de guión, fotografía y arte y el tremendo trabajo por parte de producción donde no faltó nada y se mantuvo un presupuesto muy accesible en comparación al estimado. Sin importar las dos experiencias de pitch en las que no nos fue de la mejor manera y la cantidad de veces que la propuesta sufrió cambios y variaciones, se logró lo buscado y creo que todos los integrantes nos llevamos una muy linda experiencia.

TP N°5 Abordaje Ficcional

Idea Narrativa

            La idea original era plantear una trama extraña, con la presencia de un fantasma, sumada a elementos fantásticos que para el espectador resulten incomprensibles al comenzar la primera mirada, antes de llegar al final del relato. La primera parte del corto presentaría la situación, el contexto y los personajes, mas los elementos extraños, para luego pasar a un flashback con transiciones orgánicas, que exploraría la relación entre los personajes, el lugar, la situación del presente y algunos de los elementos importantes. Al regresar al presente, se llegaría al tercer acto, en el cual los hechos conflictivos serían resueltos, para liberar a ambos personajes de sus ataduras literales y simbólicas y lograr un final para su historia.

            Durante la etapa de montaje, al final optamos por colocar el flashback al comienzo, como nuevo punto cero, para que se comprendiera de mejor manera la historia, y se acomodara un poco mejor el ritmo del relato. Por medio de una elipsis temporal pasamos a la nueva realidad de los personajes, y desde ahí continúa todo de manera directa. Lo malo de esto es que no usamos las transiciones planeadas, y se pierde ese aura de misterio inicial, pero fue un sacrificio necesario para la mejor comprensión de la trama.

Storyline (Planteo Secuencial Pre-Montaje):

            Enrique se prepara para dejar la Biblioteca. Guarda sus cosas en una caja. Se queda pensativo un momento, y entra la mujer de la Inmobiliaria. Le pide las llaves, y éste le pregunta lo que será del lugar. Ella le comenta que será vaciado y demolido a la brevedad, pero se interrumpe para sugerirle ir a firmar el papeleo en el mostrador. Enrique toma sus cosas y se va lentamente. Unas cintas rojas se desprenden de su espalda. Él mira a la biblioteca una última vez y sube las escaleras. Donde solía estar Enrique antes de la entrada de la mujer de la Inmobiliaria, está Ana, una fantasma, enredada en un montón de cintas rojas. Observa la retirada de Enrique, y luego intenta desprenderse de las cintas, que además caen de los estantes a su alrededor. Cuando lo logra, nota que queda una prendida a un moño en su pecho, que no puede quitarse.

            Ana sigue el rastro de la cinta a través de los estantes, intrigada por el destino a donde ésta la llevará. Al final del pasillo, y al final de la cinta, hay un montón de hojas de papel atadas con un moño rojo, sobre el estante más alto. Ana se pregunta qué significará esto, e intenta bajarlo de su sitio. Tironeando de la cinta, los papeles caen al suelo, y Ana los mira con triste nostalgia. Es un manuscrito, que dice “Escrito por Ana Márquez”.

            En un salto temporal al pasado, Ana, viva, firma su manuscrito, pero no logra ponerle título. Esto la frustra, y va en busca de su marido Enrique para comentarle que finalizó la escritura. Él se encuentra ordenando libros, y la recibe cálidamente, entusiasmado por leer el libro. Pero Ana se niega a dejarlo, ya que piensa que sin título el libro no está completo. Enrique la convence ofreciéndole su ayuda, y Ana cede. Ambos van hacia una mesa.

            Volviendo al presente, Ana escucha pasos en dirección a ella, y entre las estanterías aparece Enrique, buscando algo entre los libros, apurado. Gira la vista, y vé el manuscrito tirado en el piso, pero no a Ana, quien se pone nerviosa por su presencia. Enrique levanta el manuscrito, y siente algo extraño. Ana lo deja pasar, y lo sigue hasta la mesa principal, donde Enrique, con una pluma, decide ponerle un título finalmente al libro. Ana lo observa entusiasmada, y cuando él se va con el libro completado, la cinta se desprende de su moño y del manuscrito. Así, ambos pueden finalmente dejar el lugar en paz, habiendo cerrado el ciclo. Enrique se va, y Ana se desvanece.

Sinopsis (Post-Montaje):

            Enrique está ordenando la biblioteca donde trabaja y de la que es dueño, junto con Ana, su mujer. Ella está terminando de escribir un libro, pero no logra decidirse por un título. Cuando le comenta esto a Enrique, él la alienta para mostrárselo, diciéndole que tiene tiempo para pensarlo, y que él la puede ayudar. Ella accede, pero sin saber que en realidad, ese tiempo que creía tener se le acabó.

            Enrique se vé obligado a vender la biblioteca luego de la muerte de Ana. Cuando éste se va, el fantasma de ella sigue estando presente, atada física y simbólicamente al lugar, a sus recuerdos. Logra librarse de sus ataduras, excepto de una, que la guía hasta el olvidado manuscrito. Cree que Enrique se deshizo de él, queriendo dejar todo atrás, dejarla a ella atrás, inconclusa. Pero súbitamente, Enrique vuelve a aparecer, buscando algo entre los libros, un tanto desesperado. Ana se queda inmóvil, expectante de lo que pueda estar buscando. Cuando él descubre los papeles tirados en el piso, rápidamente los levanta. No puede ver a Ana, quien intenta tocarle el hombro. Enrique siente una extraña sensación, y se levanta. Va hacia la mesa, seguido por Ana, que quiere ver que se propone su marido.

            Luego de procesarlo un momento, Enrique saca una pluma de su bolsillo y escribe el título del libro. Ana se emociona, el título ofrece un cierre a sus historias, la del libro y la de sus vidas. Habiendo terminado esto, el lazo que los mantenía atados se deshace, por lo que son libres de despedirse finalmente y seguir adelante.